Libro de Visitas
TERAPIA CON
CRISTALES
   
Obsidiana
   
 
Clase o Grupo: Silicatos
 
  Composición : SiO2  
  Dureza: De 5 a 5,5 en la escala de Mohs.  
 
Color: Negro, Marrón, verde, azul, arco iris, rojo-negro, con manchas blancas, y con destellos dorados.
 
  Transparencia: Opaca con apariencia de cristal.  
  Principales Yacimientos:Estados Unidos, México, Perú, Italia, Escocia.
 
Signo Zodiacal: Tauro, Acuario, Cáncer, Capricornio, Virgo y Escorpio.
 
  Elemento: Fuego. // Planeta: Saturno.  
  Cualidades: La piedra de la verdad. aporta auto conocimiento, poder personal, fuerza y protección.  
  Chakras: Primero (coxis) y Séptimo (corona)  

Obsidiana
 

      La Obsidiana es lava fundida enfriada con tanta rapidez que no tuvo tiempo de cristalizar, y aunque lo parezca no es un mineral, porque no es cristalina. Es una roca ígnea volcánica de alta dureza, perteneciente al grupo de los silicatos. Se clasifica como “vidrio” debido a que su estructura atómica es desordenada y químicamente inestable, razón por la que su superficie tiene una cubierta opaca llamada cortex. Tiene una composición química de silicatos alumínicos y un gran porcentaje de óxidos sílicos (composición muy parecida al granito). Con la cualidad de cambiar su color según la manera de cortarse. Si se le corta paralelamente su color es negro, pero cortada perpendicularmente su color es gris. Suele ser de color negro, aunque puede variar según la composición de las impurezas del verde muy oscuro, al rojizo y estar veteada en blanco, negro y rojo. El hierro y el magnesio la colorean de verde oscuro a marrón oscuro. Algunas obsidianas presentan un efecto de ojo de gato, tipo venturina o doradas. Éstas proceden principalmente de México. En la actualidad se usa poco como gema; utilizándose principalmente como piedra ornamental y para la elaboración de objetos decorativos.

     Hay muchos tipos de obsidiana. Obsidiana de nieve: Contiene salpicaduras blancas de inclusiones de cristobalita. Obsidiana arcoiris. Perlita: De color gris pela y originaria de Francia; cuyo contenido de agua es muy pequeño. Piedra brea: De color amarillo, rojo, gris y pardo; con un mayor contenido de agua que la perlita. Marekanit: Puede ser opaca, o transparente de color humo que puede ir decolorándose hasta llegar al color de la perlita. Este tipo de obsidiana, proviene de Liberia. Nevada Wonderstone: Nombre dado por los estadounidenses a una roca volcánica con bandas rojas y marrones. Tokayer-Luchssapir: De color azul con tendencia a negro que procede principalmente de Hungría. etc..

     El nombre de obsidiana, proviene del latín "obsidianus lapis" (piedra de Obsius), romano que la descubrió en Etiopia. Fue usada por los cazadores-recolectores en el período arcaico, para confeccionar herramientas cortantes y puntas de lanza. En las culturas prehispánicas el uso de la obsidiana fue de enorme importancia, tanto en actividades económicas, como políticas y religiosas, siendo un símbolo de muy alto contenido ritual. Realizaron espectaculares piezas finamente talladas y era un elemento imprescindible en todo tipo de ofrendas. Puntas de proyectil, cuchillos ceremoniales, lanzas, figurillas pulidas y talladas, vasijas, hachas, perforadoras, pectorales, espejos, navajas y otros instrumentos que elaboraron, sobre todo, artesanos teotihuacanos, pero también de Texcoco y Tenochtitlan". En el mundo andino su uso se distribuyó en amplias zonas y se mantuvo su contenido ritual hasta bien entrada la colonia. El uso de la obsidiana, tan importante entre los pueblos prehispánicos de México y de Mesoamérica, fue reducido considerablemente durante el periodo colonial, debido a que los españoles la sustituyeron por metales.

     En la actualidad se ha reconocido a la obsidiana como el único material capaz de tener el "filo perfecto", es decir, es posible afilarlo hasta que en su borde haya un solo átomo, lo que lo convertía en un material usado en cirugías de alto riesgo.


Cuchillo ritual de obsidiana

     Para los habitantes del México prehispánico, la obsidiana (llamada por los indígenas iztli) tuvo notables aplicaciones medicinales, independientemente de su efectividad biológica. Su utilización medicinal se debió en gran medida, a la carga de sus atributos rituales y a sus propiedades físicas particulares; tal y como sucedió con la piedra verde ochalchihuitl, llamada comúnmente jade. Se decía que ahuyentaba a los demonios, alejaba a las serpientes, y conciliaba además, el favor de los príncipes. Había la creencia además, de que a causa de su semejanza con algunos órganos como el riñón o el hígado, los guijarros de río de obsidiana tenían el poder de curar dichas partes del cuerpo.

     La obsidiana es eficaz en el tratamiento de las depresiones, estados de ansiedad y nervios. Alivia la tensión. Junto a la cama, expulsa el estrés mental y las tensiones, con un efecto calmante. Fortalece en tiempos de necesidad y forma un escudo contra la negatividad. Elimina los bloqueos energéticos.

     Permite ver la causa de la enfermedad. Está indicada contra los dolores localizados; reduciendo el dolor de la artritis y el reuma. Actúa sobre las energías del bajo abdomen. Puede usarse para reducir una próstata agrandada. Facilita la digestión física (ayudando también a digerir cualquier cosa difícil de aceptar en el ámbito emocional). Desintoxica. Reduce los calambres, las lesiones y los problemas de articulaciones. Alivia el dolor, y detiene las hemorragias; mejorando la circulación y el endurecimiento arterial. Calienta las extremidades. Absorbe la polución medioambiental, y las energías negativas del entorno (aunque no debemos de olvidar su cualidad a veces devastadora de sacar la verdad a la luz). Es extremadamente útil para terapeutas, pues limpia las energías liberadas en los procesos de sanación (su elixir ayuda en estados de shock).

      Por ser un mineral de origen volcánico se le relaciona con el elemento fuego y se considera una piedra de auto conocimiento con carácter terapéutico, es decir, una “piedra que actúa al igual que un espejo cuya luz hiere a los ojos del ego, que no desea ver su propio reflejo”. Las cualidades de la obsidiana nos impulsa a crecer, y nos presta un sólido apoyo mientras lo hacemos. Es potenciadora de la verdad, se la conoce como la piedra de la justicia. Despiadada a la hora de exponer nuestros fallos, debilidades y bloqueos; nada puede esconderse a la energía de la obsidiana. Por eso hay que manejarla con cuidado, siendo aconsejable usarla bajo la guía de un terapeuta cualificado. Pues si trabajamos con ella puede sacar con rapidez a la superficie emociones negativas y verdades desagradables, que quizá nosotros solos no sepamos como manejar. Sin embargo, bajo una guía cualificada, sus cualidades catárticas nos pueden ser extremadamente valiosas. Aportándonos una profunda sanación del alma.

      La obsidiana puede facilitar la vuelta a vidas pasadas, para curar traumas arrastrados hasta el presente. Tiene propiedades que favorecen a la meditación. Abre el chakra de la corona. Se asocia con el primer chakra y está vinculada a la tierra (enraiza desde el chackra base hasta el centro de la Tierra). Por esa cualidad de enraizar en la tierra, debería ser usada por quienes sueñan despiertos y tienen fantasías con facilidad, para ayudarlos a estar más cerca de la realidad y tocar con los pies en el suelo. siendo una inestimable ayuda en momentos Es útil también porque absorbe y aleja las energías negativas; siendo de gran ayuda para las personas muy sensibles, ya que bloquea los ataques psíquicos.

      Tiene fuerte afinidad con lo masculino; es una piedra relacionada con el poder personal, y nada se esconde ante ella. Impulsa al crecimiento de un modo muy poderosos, de modo que no es apta para todas las personas. Plinio, uno de los estudiosos romanos más influenciados por Séneca, mencionaba en sus escritos una curiosa bebida que, según él, permitía ver el origen de todas las cosas. Sus ingredientes: polvo de obsidiana, talco, mirra, lágrimas de pino petrificadas y vino tinto. Era condición indispensable beberla antes de conciliar el sueño.

      Es enemiga de la ilusión, denuncia al ego. Las bolas de Obsidiana sirven para meditar en ellas, pero el conocimiento que proporcionan es demasiado grande para ser asimilado con facilidad. Meditar con una obsidiana activa la energía del guerrero, cuando la persona se enfrenta a lo desconocido. Literalmente, es una piedra que te pone en contacto directo con tu sombra. Se trata de un mineral que arraiga, prepara para la acción y elimina el miedo. Es la piedra del que no quiere detenerse en su camino, del que necesita fuerzas para no decaer, del que busca infatigablemente, de aquel que puede hallar respuestas en donde otro nada ve.

      La obsidiana nevada se emplea como escudo contra la magia negra, junto con el azabache. El uso principal de esta piedra es como amuleto protector contra el mal de ojo y las energías negativas. Lleva al equilibrio con la luz, con la eternidad, con el placer de los sentidos más terrenales y se muestra como puerta a la Luz de un mundo espiritual único, aquel que cada uno lleva en su interior. Una buena forma de llevarla es en colgantes o pulseras, pero no recomendable en pendientes.

      Aporta equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu. Enseña a valorar tanto los errores como los éxitos. Nos hace ver nuestros patrones de conducta arraigados. Ayuda a reconocer y liberar los pensamientos equivocados y los patrones mentales estresantes. Promueve el centramiento

Obsidiana

interno y el desapasionamiento. Mejora la circulación y trata las venas y el esqueleto. Puesta sobre el chackra sacro, calma y alivia.

      La obsidiana verde: Trata la vejiga y el corazón. Abre y purifica los chackras del corazón y de la garganta. Libera de los enganches y ataduras de otras personas.

      La obsidiana roja: Alivia el dolor y mejora la circulación. Da fortaleza en momentos de necesidad. Nos hace poner los pies en la tierra y nos protege, dándonos fuerza para conseguir nuestros propósitos. Estimula el crecimiento a todos los niveles. Elimina los bloqueos energéticos, fortaleciendo el aura. Y restaura el giro adecuado a los chackras sacro y plexo solar.

      La obsidiana arcoiris: Tiene fuertes propiedades protectoras. Enseña cosas sobre la naturaleza espiritual de la persona. Libera los enganches del corazón y corta las ataduras de antiguos amores.

      La obsidiana lágrima apache: Variante de la obsidiana negra, con efectos mas suaves y pausados, para facilitar un transmutación menos traumática. Absorbe energía negativa y protege el aura. Alivia las penas, y otorga comprensión y perdón.

      Esta piedra poderosa y singular, puede ser colocada en cualquier zona que sea apropiada para nuestro propósito. Utilizándola para la practica de la visión psíquica, la adivinación o la meditación, en forma de espejo o en esfera (en egipto se han encontrado hermosos espejos de obsidiana para estos propósitos).

 

     

 Historia y  Gemas I
 Historia y  Gemas II
 Agata
 Aguamarina
 Amatista
 Citrino
 Cuarzo
 Cuarzo rosa
 Hematite
 Lapislazuli
 Obsidiana
 Ojo de Tigre
 Piedra Luna
 Pirita
 Rubi
 Turquesa
 

Lapislazuli                      Arriba                     Ojo de Tigre