Libro de Visitas
 
   
   
Esencia de Lavanda o Espliego
 

 
Nombre científico: Lavándula officinalis
 
  Familia: Lamiaceae.  
 
Parte de planta empleada: Las flores.
 
  Propiedades: Analgésico, antiespasmódico, hipotensor, sedante, calmante, relajante, antirreumático, diurético, antiinflamatoria, antidepresiva, tónica, antiséptico, expectorante, anticatarral, antimicrobiana, viricida, antitóxica, cicatrizante, regeneradora, desodorante, emenagoga, colagoga, sudorífica.  
 
Se utiliza en: Depresión, abatimiento, astenia, cansancio, ansiedad, agitación, insomnio, desmayos, náuseas, cólicos, vómitos, halitosis, catarros, infecciones de garganta, llagas, heridas, gripe, asma, bronquitis, cistitis, diarreas, hidropesia, abscesos, furúnculos, acné, quemaduras, insolación, sarna, herpes, reumatismo, relajante muscular y nervioso. etc..
 
 
Combina con: Combina bien con casi todos los aceites, sobre todo con: Cítricos, Manzanilla, Bergamota, Pino, Mejorana, Patchoulí, Romero, Geranio.



Lavanda
 


 

  La lavanda o espliego, ha sido una de las plantas mas apreciadas y utilizadas de todos los tiempos. Y su aceite, el mas utilizado y versátil de todos los aceites esenciales. Se destila de la Lavándula vera que es nativa de las montañas alpinas del Mediterráneo. El aceite se obtiene de plantas silvestres en Francia (la mayor productora de lavanda) y de plantas cultivadas en Inglaterra y Tasmania. Se necesitan 250 kg. de flores para obtener 1 kg. de esencia pura. En otros tiempos era una practica corriente adulterar este aceite, pero ahora en vez de lavanda se usa lavandin y lavándula latifolia para aromatizar jabones y perfumes. Dejando la lavanda para usos medicinales y perfumes de mejor calidad. Dentro de las aguas de colonia, la lavanda es uno de los aromas mas importantes.

     Desde la antigüedad siempre se le ha dado a la lavanda amplias cualidades curativas. Los romanos hacían uso de este aroma en sus baños, por sus cualidades antisépticas y para alejar a los insectos; siendo introducida esta práctica paulatinamente a lo largo y ancho del Imperio (de aquí derivaría su nombre, ya que en latín lavar se dice “lavare”). En la antigua Grecia, Pedanius Dioscorides, un médico farmacólogo y botánico alababa las cualidades medicinales de la lavanda. Los Egipcios usaban lavanda como un ingrediente en el incienso y el perfume. En algunos tratados como el de Nicolás Culpeperse decía que: "Es de especial utilidad en los dolores de cabeza y del cerebro, que proceden del resfriado; la apoplejía, la epilepsia, la hidropesía, o enfermedad inerte, calambres, convulsiones, parálisis y desmayos frecuentes. Fortalece el estómago y libra de obstrucciones el hígado y el bazo. Provoca los cursos de las mujeres y expulsa el niño muerto y la secundina".

    El aceite esencial de lavanda es un gran equilibrador de las funciones corporales. Tiene propiedades sedantes, y tonifica el corazón. Reduce la hipertensión. Debido a su acción sedante, tranquiliza los nervios; y es muy recomendable en depresiones, insomnio y dolores persistentes de cabeza (Isabel I de Inglaterra, tomaba té de lavanda para tratar sus frecuentes migrañas). Se emplea en diferentes afecciones cardiacas, como palpitaciones; pero donde mayores aplicaciones tiene (al igual que la esencia de manzanilla), es en las afecciones nerviosas como la epilepsia, convulsiones, temblor, desmayo, pánico o histeria.

    El gran valor de la lavanda como elemento cicatrizante y analgésico, se produjo por casualidad. El químico francés René-Maurice Gattefossé, sufrió un accidente, quemándose la mano después de una pequeña explosión en su laboratorio. Debido a las investigaciones aromatológicas que llevaba a cabo, tenía un tarro lleno de aceite esencial de lavanda, donde introdujo la mano. Instantáneamente el dolor se atenuó, no se desarrolló ningún tipo de infección y la cicatrización de la herida fue rápida y satisfactoria. Posteriormente en 1931 Gattefossé publicó la obra Aromatherapie, sobre las cualidades de los aceites esenciales.

 

Esencia de lavanda

     Por consiguiente, la lavanda o espliego tiene importantes aplicaciones en herpes, eccemas, acné, abscesos, heridas o soriasis, por su poder antiséptico y analgésico. Beneficioso para cualquier tipo de piel, es un agente rejuvenecedor de las células cutáneas por su poder regenerador. Tenemos que tener en cuenta, que el aceite de lavanda es foto tóxico, por lo que jamás se empleará cuando tengamos que exponernos directamente al sol; pero sin embargo, sí es muy eficaz para la insolación y las quemaduras producidas por la exposición al sol. Para estas quemaduras, diluir diez gotas de lavanda en 10ml de aceite de Hipérico y aplicar en la zona.

     Eficaz para combatir parásitos de la piel como la sarna o los piojos. También actúa como repelente de insectos y trata las picaduras de estos, calmando el dolor y bajando la inflamación.

 

 

     Tiene propiedades antiespasmódicas, y alivia el asma y la bronquitis. Efectivo y rápido analgésico general, se puede usar para aliviar los dolores de los músculos, los dolores de espalda y los dolores de la columna; consecuencia de calambres, contracturas y espasmos musculares. Así como reuma, artritis y artrosis. Es muy importante recordar que los aceites esenciales son muy concentrados y deben ser diluidos antes de ser aplicados sobre la piel.

     Este aceite esencial es muy beneficioso en afecciones propias de la mujer como trastornos menstruales tales como reglas escasas o dolorosas. También favorece la rapidez del parto, relaja a la madre y suaviza las contracciones. En estos casos es muy beneficioso dar masajes de aceite de lavanda en la zona lumbar y abdominal. Y si aplicamos una compresa de este magnifico aceite sobre el abdomen, ayuda a expulsar la placenta después del nacimiento del bebé. Para los mas pequeños, el espliego es muy recomendable en infecciones, excitación nerviosa y cólicos, así como en dolores de garganta y oídos.

     Buen remedio contra la halitosis y el molesto olor de pies, por sus maravillosas cualidades desodorantes y antisépticas. En cosmética natural se utiliza como descongestionante, astringente y calmante. Se puede emplear contra la caspa, en este caso, se diluyen algunas gotas en agua para con ella dar un enjuague final al cabello. El aceite esencial es incoloro, de un sabor amargo y suave. Generalmente actúa mejor en conjunto con otro aceite.

     El baño de espliego es relajante y refrescante; aliviando la fatiga física y nerviosa. Les indicamos un baño relajante, anti estres muy sencillo:
Tome un baño antes de acostarse, de no más de 20 minutos. Donde habrá echado 5 gotas de aceite esencial de mejorana y 10 gotas de aceite esencial de lavanda. Comprobará sus benéfico efecto.

     La lavanda armoniza y equilibra las emociones, ayuda a las prácticas espirituales, aporta paz, armonía, calma y serenidad. Se utiliza en los rituales de purificación para alejar las negatividad, la mala suerte y el mal humor. Produce frescura y limpieza, y aporta sentimientos de honestidad y franqueza. Además, favorece la felicidad, el amor, y el alcance de la paz interior.

 
 
 
AROMATERAPIA
     

 Que es  
 la  aromaterapia
 Aceites  
 esenciales
 Calidad y clases  
 de  esencias
 Esencia  
 de  Arbol del Te
 Esencia  
 de  Bergamota
 Esencia  
 de  Cipres
 Esencia  
 de  Enebro
 Esencia  
 de  Eucalipto
 Esencia  
 de  Geranio
 Esencia  
 de  Lavanda
 Esencia  
 de  Mejorana
 Esencia  
 de  Sandalo
 Esencia  
 de  Tomillo
 Esencia  
 de  Ylang Ylang



Aceite esencial de Geranio
                      Arriba                     Esencia de Mejorana